Redactor de contenidos

Claves para ser un buen redactor de contenidos

REDACTOR DE CONTENIDOS

Si lo pienso bien, soy redactor de contenidos desde que tengo uso de razón. Bueno, no lo que hoy significa ser un redactor de contenidos ¿eh? Pero sí, escribo desde bien pequeña. Supongo que como todos. Pues, es algo que nos enseñan pronto, al mismo tiempo que leer, a escribir.

Sin embargo, en mi caso, en cuanto aprendí a escribir no paré. Me pasó lo mismo que con leer. Pero es que quien escribe lee y viceversa.

Pues es que no sé que tiene juntar letras, crear palabras, formar párrafos y dar forma a ideas, pero hace que me sienta útil, de alguna forma. Sobre todo si lo que escribo contiene valores bonitos, buenos y constructivos.

redactor-de-contenidos-onlineRedactor de Contenidos

Escribir es crear mundos, es aprender y disfrutar. El redactor de contenidos consigue crear un código afín a cada público, hablándole su mismo idioma.

Sin embargo, el redactor de contenidos, aunque es también un escritor, no es un autor en el sentido literal da la palabra. Anque puede serlo, (yo misma lo soy en algunos proyectos).

No obstante, el buen redactor de contenidos sirve a una marca, a un equipo humano y se convierte en su voz. 

Porque además el redactor de contenidos tiene dos funciones clave:

Primero ha de dar un servicio a una empresa, transmitiendo los mensajes corporativos en los soportes de venta dentro de un plan de marketing. Segundo ha de conseguir llamar la atención del público y generar leads. A la larga, ventas o el objetivo planteado en el plan de marketing.

¿EL REDACTOR ES MARKETINIANO O COMUNICACIANO?

Más bien marciano :). Me acabo de inventar un “palabro”. Mis excusas, lo hago bastante. Cualquier día publico un glosario. Pero creo que se ha entendido, quitando que casi todos los redactores de contenidos somos un poco marcianos, cada uno venimos de un mundo distinto.

Los hay especialistas en un tema, que se han decidido por ser bloggers o escribir periódicamente en medios digitales. Otros son periodistas reconvertidos en redactores de contenidos de empresa. Pero otros, venimos formados en marketing creativo, publicidad y comunicación. Ese es mi caso.

Por lo tanto, los 3 casos son aptos, a mi entender. En función de la necesidad. Es decir, que lo interesante es conocer qué tipo de necesidad tienes para escoger a uno u otro tipo de redactor. Pues no es lo mismo, por ejemplo, inventarse el guión de un evento con su naming raro y demás que, por ejemplo, redactar de forma divulgativa con SEO.

Redactor de Contenidos

EL REDACTOR DE CONTENIDOS DE MARCA O BRANDER

Por mi parte, y como el mundo que más conozco es el de la creación de contenidos para marcas; os voy a hablar de lo que sé. Por lo menos, voy a intentar hacer una mini lista con todo los que tiene que tener un redactor enfocado al branding o a la comunicación de marca, que es mi especialidad.

Pero vamos a concretar un poco más con el objetivo de averiguar qué hace y cuáles son las habilidades de un buen redactor de contenidos de marca.

1. ESCRIBIR EN EL TONE OF VOICE DE LA MARCA Y, EN SU DEFECTO, CREARLO

El objetivo es que a simple, vista solo oyendo.o viendo una palabra, el lector sepa de qué marca procede. El redactor ha de ser capaz de dar voz a la marca y a sus productos con el estilo único en los textos. En un tono e identidad propia, para ser inimitable y fácilmente reconocible.

De poco servirá un redactor de contenidos con una personalidad en sus textos muy marcada si no sabe ponerse en el tono de una marca. A veces el tono no existe, hay que crearlo. En otro post os cuento cómo hacerlo.

2. MANEJAR FUENTES DE INFORMACIÓN DE TODO TIPO

El buen contenido es una recreación, una mezcla de muchísimas ideas, puntos de vista y diversidad de otros contenidos de fuentes de prestigio. Pero también de la abuelita del 5º. Todo vale con tal de extraer experiencias que te aporten inspiración e ideas para crear el contenido.

Particularmente, me gusta crear esa mezcla entre fuentes de datos de mucha veracidad por su reconocimiento con ideas de la gente de la calle o planteamientos del propio consumidor. Mientras más rico sea el contenido, más efectivo es.

3. INTEGRAR CON GUSTO EL TEXTO CON LO VISUAL

El tema de la comunicación gráfica está, para mi punto de vista, poco desarrollado en general en el mundo digital. Fuera de las grandes marcas, todavía hay un gran mercado para desarrollar buenos contenidos visuales que apoyen a los textuales.

En cualquier caso, un redactor de contenido que se precie como tal debe conocer mínimamente los bancos de imágenes, tener cierta cultura de estilos de fotografía y manejar, aunque sea, los programas de edición básicos.

4. EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTOS EN LA REDACCIÓN SEO

El SEO es un inseparable de la creación de contenidos. Por eso, es esencial conocer, pero no solo eso, sino tener experiencia en redacción con SEO. Ser capaz de apoyar una estrategia de palabras clave mediante tu redacción al mismo tiempo que tener inquietudes por estar al día. Pues el SEO es una disciplina muy cambiante.

5. DOMINIO DE DIVERSAS PLATAFORMAS DE PUBLICACIÓN

Por lo menos el WordPress, está claro que es un software que un redactor de contenidos debe manejar al a perfección. Incluso a nivel técnico, ser capaz de solucionarse “las castañas” con el .html, sobre la marcha dice mucho de ti como profesional. Si además hasta trabajado en diseño gráfico y digital, tu valor como redactor de contenidos aumenta.

Aunque aquí, como en todo hay niveles. Desde un director de arte a un principiante, pero todos son igualmente válidos e incluso se puede trabajar conjuntamente.

6. SER TODO UN SOCIAL MEDIA

Sería lo deseable. Disponer de experiencia en las redes sociales y conocer de qué palo cojea cada una, es un plus importante. Primero porque ahí tienes otro sitio donde dejar fluir tus capacidades redaccionales y segundo porque de paso promocionas a las marcas de una forma muy directa con el público.

Ojo! que cada Red social tiene sus códigos y lo que sirve para unas no siempre sirve para otras.

7. TENER RIQUEZA CREATIVA Y ESTILÍSTICA Redactor de Contenidos

Leyendo mucho, conociendo otras culturas, yendo a ver arte, formarse, culturizarse y mineralizarse. Es como se adquiere riqueza creativa y estilística que es los que te va a dar las herramientas para enfrentarte a altos retos de producción redaccional.

A mí personalmente, no me gusta que se parezcan los trabajos entre si cuando son de diferentes empresas o marcas. Por eso trato de crear algo nuevo para cada una. ¿Mi estilo? Pues es que no tengo estilo, sería ecléctico en todo caso. Porque me adapto a cada marca.

8. COGERLE EL GUSTO A LAS MÉTRICAS

De nada sirve todo lo anterior si no le pillamos el truco a las métricas. Algo que, no entiendo por qué, siempre va como en contra del redactor de contenidos cuando deberían de ir de la mano. Los datos están ahí, en las redes, en Analytics, echa mano y analiza para ver si vas por buen camino.