Claves de una marca personal

Claves de una marca personal, hablar desde el corazón.

Claves de una marca personal.

Rosa se levanta temprano, se toma su café y empieza a vestirse. Solo tiene una cosa en mente: llegar a tiempo a la oficina.

¿Para qué? – se repite para ella misma – Pero no tiene tiempo de preguntarse por el sentido de la vida. Bastante tiene con ponerse en marcha.

Solo de pensar que la primera hora la tengo perdida… ¡Ui! y además hoy  tengo que entregar el proyecto que me ha encargado el Sr. Sánchez.

(El Sr. Sánchez: jefe casposo demasiado obsesionado con los beneficios)

LLEGAR A LA OFICINA

Después de recibir varios codazos, de casi vomitar a causa de la atigrada mezcla de olores mezclados en el metro y de algún empujón que otro, Rosa consigue llegar a tiempo a la oficina.

– ¡Buenos días! Carmen – La recepcionista, que es un sol, la recibe con una sonrisa mañanera de oreja a oreja. Rosa cambia la cara. Empieza a relajarse. Parece que el día no va a ser tan malo al final.

¿Con este sol? ¿Cómo no va a ser un gran día?

– ¡Buenos días a todos! – Rosa entra con energía impostada en el área de puestos individuales. Una zona tipo gallinero de oficina abierta donde trabaja con unas 30 personas más.

Nadie responde. Están concentrados. Algunas mesas vacías. También algunas almas.

Una marca personal bien construida puede animar a alguien

Entonces, Rosa enciende el ordenador y el mundo empieza a caérsele encima. Su primera tarea se llama “limpieza de correo”.

Debería de poderse contratar una empleada o empleado de la limpieza especializado en exterminación de correo basura.

El problema es que a Rosa se le acumulan los email de marcas personales a las que no recuerdo haberme apuntado. ¿o sí? Cada día hay más, parece que se reproduzcan.

CONOCERSE UNO MISMO

– Clic-clack, clic-clack, clic-clack…la administrativa los va seleccionando con el botón izquierdo y eliminando con el derecho del ratón creando una música constante y repetitiva que inunda la sala durante casi una hora y que le está empezando a relajar tanto que hasta un ojo hace amago de cerrarse.

Hasta que… ¡Anda! Encuentra un asunto que le despierta el ánimo que dice: “Sé el creador de tu propia vida”. Qué bonito. Ojalá fuera cierto.

Rosa se ve tentada abrirlo y no sabe por qué se queda enganchada al texto. No es como todos. Tiene un mensaje claro, bonito, está escrito con gusto. Está escrito con el corazón.

No es el típico mensaje de un mentor más que te dice lo que tienes qué hacer y cómo lo tengo que hacer.

Claves de una marca personal

Conocerse uno mismo, quizás sea una de las claves de una marca personal. Algo que es fácil decir pero muy complejo de desarrollar. Por esa razón, de las marcas personales que se lanzan al mercado, pocas triunfan y muchas acaban en el olvido.

¿CÓMO CONOCERSE BIEN?

Para así poder crear una marca personal con fuerza, coherente y diferenciada.

Pues la introspección ayuda, pero también apoyarse en la ciencia de la psicología y la espiritualidad. En el fondo nadie mejor que uno mismo para saber quién es, de qué pie cojea, cuáles son sus virtudes y defectos a arreglar.

También puede ayudarte, por ejemplo tests de personalidad como el Test de Personalidad MBTI, siempre que no te dejes llevar por los clichés pueden ser una buena ayuda para confirmar lo que ya intuyes sobre ti mismo.

claves-de-una-marca-personal-diferenciacion

RECONOCE TUS FALLOS Y ATRÉVETE CON TUS VIRTUDES

Estos tiempos no son buenos para que la gente deje fluir su potencial. Parece que está prohibido. De forma que, nos cuesta reconocer aquello en lo que somos buenos. Nos negamos a ver nuestro don.

¡Que fácil sería! Pero no. Reconocer nuestra vocación, es esencial en una marca personal. Porque ¿qué es si no una vocación? ¿si no una virtud?

Algo en lo que somos buenos, con lo que podemos ayudar a otros, una herramienta de mejora de uno mismo y de los demás.

Por lo tanto, realiza un DAFO, reconoce tus virtudes y fortalezas. También tus defectos, para estar alerta e ir corrigiendo sobre la marcha. Nadie es perfecto, pero ¿por qué no? aspirar si no a la perfección, sí a la felicidad.

UTILIZA EL STORYTELLING Y CUENTA TU HISTORIA

Tus vivencias conforman tu yo. Tu personalidad y carácter. Como consecuencia, todo lo que te pasa es importante. Hasta el más mínimo detalle. Ser capaz de verlo y recrearlo en una historia con su argumento y personajes.

Con más o menos arte, una de las claves de una marca personal, es contar tu historia de vida. Hacerla saber para llegar a aquellos que han vivido cosas parecidas.

Tu historia cultivará una comunidad enamorada que no te abandonará nunca.

Por eso, haz storytelling, cuenta tu historia. Así, otros la sentirán como suya. Transmite los valores que te hacen ser y estar en el mundo como solo tú sabes.

PROMOCIÓNATE CON EL MARKETING DE CONTENIDOS

¿Qué hacemos con todo esto? ¿dónde lo ponemos? Pues, en una estrategia. Porque de nada sirve ser auténticos, tener una marca coherente y un branding personal bien trabajado, si no lo difundimos.

Mi recomendación es tener una web interesante, trabajada no solo en el ámbito de los mensajes, sino también con algo de arte. Para apelar, así a esa parte más irracional del cerebro.

A partir de aquí, desarrollar infoproductos en formatos pdf, o videos. Además de implementar un software para el desarrollo del funnel y la conversión de leads.

Crear tu propio inbound. Un branding personal que se precie un día como tal, debe contar con un plataforma de emails que enlace su web a sus bases de datos.

Después las redes sociales te traerán visitas. Visitas que puedes convertir. Porque “no hay visita mala si la chicha es buena”.