Branding interno

Branding interno

El Branding interno se centra en la relación de la marca con las PERSONAS de la organización.

Es decir, los equipos de trabajo, los clientes activos, proveedores, colaboradores… Que forman el conjunto humano de la organización.

¿Cómo sienten la marca los equipos? ¿Y sus líderes? ¿La sienten como «suya»? ¿Qué emociones produce a los clientes activos? ¿Cómo viven la realidad de la marca los proveedores?

Las respuestas a estas y otras muchas preguntas son la clave para evaluar la fortaleza de una marca.

Pues esta se basa en el nivel de autenticidad y transparencia. En que lo que se manifiesta sobre la marca sea real y se esté viviendo dentro.

branding interno

Entonces, el Branding interno trabaja las acciones y relaciones de la marca con los equipos de trabajo, clientes, proveedores y colaboradores de la empresa; dotándolas de sentido que no es más que el que la gente le da en su día a día.

El buen branding, a mi humilde entender, se preocupa primero por la gente de la empresa para incorporar y aunar inquietudes en una misma simbología. Y esto debe hacerse de una forma auténtica, en modo «flow»: nunca impuesto y desde el corazón.

De este modo, si se trabaja un branding desde el amor al ser humano, las personas considerarán a la marca como algo natural y propio.

Branding interno

La cultura de marca

En este sentido, la marca se crea y construye primero dentro de la organización, con la gente que la sustenta.

Pues son las personas que forman el equipo de trabajo, los clientes y proveedores; además de los colaboradores los que le dan sentido a un logotipo.

Por esa razón, el branding interno es bastante importante, pues facilita la creación y el mantenimiento de una cultura basada en las relaciones entre todos ellos.

Para mí, la cultura de marca o también llamada «corporativa» es algo muy valioso y engloba más menos los siguientes elementos:

  1. Propósito de la organización.
  2. Valores de las personas.
  3. Ideología y creencias.
  4. Filosofía de trabajo y de vida.
  5. Personalidad e identidad
  6. Hábitos diferenciados.
  7. Ética de convivencia.

Esta cultura es el conjunto de valores, ideas, creencias, propósito  filosofía, personalidad y forma de estar en el mundo de la marca.

Un área de convivencia laboral en el cual personas de diversos orígenes y maneras repensar se unen en un mismo propósito.

Branding interno

¿Cómo crear un sentimiento de marca saludable?

Decir que la marca se comportará siempre al gusto de todos, sería decir fantasías. La empresa tendrá sus fallos, así como las personas; pues sabemos que la perfección no existe.

Sin embargo, sí se puede generar y fomentar un sentimiento de marca saludable de forma que si hay errores sean comprendidos y aceptados.

La marca no es más que una manifestación humana, y como tal, también tiene sus grietas, pero, eso sí, debe esforzarse día a día en satisfacer al máximo a las personas.

Hacer que la realidad de la marca no diste mucho de aquello que se tiene por aspiraciones.

Entonces factores como:

  1. Trato humano.
  2. Hacer más divertido el trabajo.
  3. Mejorar las condiciones laborales.
  4. Explicar los ¿para qué?.
  5. Definir los ¿por qué?
  6. Más preocupación por los conflictos.
  7. Fomentar la creatividad.
  8. Apostar por el aprendizaje…

Branding interno

Lazos emocionales que fluyen

Yo no creo que haya que trazar ninguna estrategia, o al menos no como algo premeditado. Esto debería de ser lo más parecido a un grupo de amigos que se juntan, tienen una idea y montan una empresa.

Se sienten ilusionados, motivados porque aman el proyecto y sobre todo aman y entienden el propósito.

Sin quererlo y sin buscarlo, se establecen vínculos fuertes y duraderos pues esta relación parte de un interés humano.

De esta forma, esta «red de colegas» se va ampliando a todas las personas con las que la empresa establece negocios mutuamente rentables a nivel emocional y económico.

Branding interno

Acciones que generan valor

Entonces, la empresa, fomenta y crea espacios de interacción de las personas con la marca. De esta forma es posible, mediante la acción, reforzar ese sentimiento, construirlo y sostenerlo a lo largo del tiempo

Por eso es ideal producir actividades y  acciones en las que la marca y sus personas se encuentren en un diálogo emocional, hacia dentro que genere y cree valor para todos.

De esta forma, hacer realidad el propósito de la marca en acciones reales es algo esencial.

Puede implicar, por ejemplo, la comprensión de temas de interés social, así como el contexto ético, ambiental, legal y social de las actividades y programas de marketing.

En este sentido, se promueven y financian acciones que ponen en práctica  ideas para un mundo mejor.

Como conclusión, el Branding interno busca desarrollar acciones consistentes y relaciones duraderas al mismo tiempo que transmitir una esencia de marca a imagen de todos y cada uno de los miembros de la empresa, con el cliente como el centro de la experiencia de marca.